| QUÉ ES?
| HISTORIA
| VENTAJAS
| Prostatectomía RADICAL
   - Qué es?
   - Ventajas
   - Afectaciones continencia
| CIRUGIA DE LA FOSA LUMBAR
   - Nefrectomia radical i parcial
   - Otras técnicas
   
Web Mèdica Acreditada. More information Número de colegiado
28947

Centro Médico Teknon

Consultorio Marquesa
Despacho 45
C/ Marquesa de Villalonga 12
T 933 933 148| M 606 79 24 42
Aviso legal
 
LAPAROSCÒPIA | cirugía de la fosa lumbar

La localización profunda del riñón dentro de la fosa lumbar, por debajo de las últimas costillas, hace que todos los abordajes tradicionales precisen de incisiones muy grandes para un buen acceso. Aquí las ventajas de la laparoscopia son aún más incuestionables, hecho que plantea si este tipo de abordaje debería ser no una opción sino la indicación primera de toda la cirugía renal. Esto ya está establecido así para la glándula suprarenal, situada en el polo superior de los riñones, con la ventaja de su pequeño tamaño que permite su extracción por los propios trócares sin necesidad de ampliar ninguna herida.

NEFRECTOMÍA RADICAL LAPAROSCÓPICA
Es la cirugía laparoscópica que permite la extirpación de un riñón enfermo. Mediante la técnica laparoscópica se liga la arteria renal con diversos clips y la vena renal bien con clips o con una grapadora interna. En la cirugía convencional se realiza una herida en la zona lumbar siguiendo la línea de la última costilla para poder acceder y extraer el riñón. Esta herida es muy dolorosa y de larga convalecencia. En el caso de la técnica laparoscópica, la herida para extraer el riñón es mucho más pequeña y se puede desplazar a una zona menos dolorosa y de mejor recuperación. El sangrado quirúrgico acostumbra a ser mínimo. No todos los tumores renales se pueden intervenir mediante un abordaje laparoscópico. Los tumores de gran tamaño, con afectación de órganos vecinos o los que afectan a los grandes vasos (vena renal o cava) precisan de tratamiento por cirugía convencional (por vía abierta).

NEFRECTOMÍA PARCIAL LAPAROSCÓPICA
El incremento de exploraciones complementarias (ecografía, TC...) para evaluar patologías diversas han incrementado el descubrimiento de forma casual de lesiones renales de pequeño tamaño. Estas lesiones descubiertas de forma incidental y muchas veces en personas jóvenes asintomáticas nos han hecho desarrollar técnicas quirúrgicas poco invasivas que permiten conservar el riñon sano. La nefrectomia parcial laparoscópica permite la extirpación de la tumoración, el análisis anatomopatológico de esta y un índice de curación equivalente al de la nefrectomía completa. Con el tiempo se ha demostrado que estas técnicas no sólo son equivalentes en supervivencia para el tumor sinó que al conservar parenquima renal aumenta también la supervivencia global de estos pacientes, ya que evitamos la insuficiencia renal crónica.

La técnica de la nefrectomía parcial laparoscópica es compleja y supone identificar el pedículo renal (por donde llega la sangre), ocluirlo temporalmente (isquemia) y llevar a cabo la exéresis de la lesión y la reconstrucción renal en el mínimo tiempo posible. El riñón tolera sin lesión tiempos de isquemia de 30 minutos, por lo que se trabaja con un control del tiempo muy estricto. Esta limitación del tiempo hace la técnica compleja por lo que tumoraciones múltiples o que supongan una reconstrucción difícil no se puedan abordar mediante esta técnica. En ocasiones se puede utilizar la misma técnica quirúrgica para tratar lesiones no tumorales como nefrectomías parciales por litiasis.



 

" la ventaja de la laparoscopia es inquestionable, haciendo que se esté planteando si este abordage a
de ser no una opción sinó la indicación primera de toda la cirurgía renal. "